× Actualizaciones de COVID-19: Vea la información más reciente

Llámenos 866.600.2273


La Exposición a Sustancias Químicas que Alteran la Función Endocrina Puede Causar Tasas Más Altas de Diabetes en las Poblaciones Minoritarias

viernes, diciembre 01, 2017

Dr. Robert Sargis
Robert Sargis, MD
Diabetes Center & Endocrinology Clinic

Centro de Diabetes y Clínica de Endocrinología

La desigualdad en la exposición a contaminantes ambientales que actúan como sustancias químicas que alteran la función endocrina es un factor de riesgo que no recibe suficiente reconocimiento y que puede jugar un papel clave en las tasas más altas de diabetes en las poblaciones minoritarias y de bajos ingresos, de acuerdo con un artículo nuevo en la revista Diabetes Care (Inglés).

Las sustancias químicas que alteran las funciones endocrinas interfieren con la capacidad del cuerpo para producir o responder a las hormonas. Muchas de estas sustancias químicas pueden dificultar la producción o el uso de insulina - una hormona producida por el páncreas que permite que el cuerpo use el azúcar de los alimentos como combustible. La incapacidad de producir o de usar insulina apropiadamente causa diabetes, la cual afecta a aproximadamente 24 millones de estadounidenses.

En comparación a las personas blancas, se calcula que el riesgo de desarrollar diabetes es 66% más alto para los latinos y 77% más alto para las personas de color. Aproximadamente el 18% de las personas de color y el 20% de los latinos sufren de diabetes, en comparación con el 9% de las personas blancas. Si bien algunos estudios han examinado las desigualdades en la exposición a sustancias químicas que afectan la función endocrina en diferentes poblaciones - y han implicado a dichas sustancias químicas en la promoción del desarrollo de diabetes - ninguno ha descubierto una conexión indicando que la sobreexposición a dichas sustancias químicas entre las poblaciones minoritarias y de bajos ingresos pueda contribuir a la mayor incidencia de diabetes entre dichas poblaciones.

"La carga de la diabetes no es asumida de forma uniforme por la sociedad", dice el Dr. Robert Sargis, of the Diabetes Center & Endocrinology Clinic at UI Health, uno de los principales autores del estudio. "Para poder abordar esta desigualdad, necesitamos conocer todos los factores que contribuyen a ella".

Las poblaciones de color, latinos y de bajos ingresos han asumido de forma histórica la mayor carga de la diabetes. Ahora los estudios se están enfocando en el papel de la exposición ambiental desproporcionada entre estos grupos, dice Daniel Ruiz, un estudiante de posgrado en la Universidad de Chicago y coautor del estudio.

Las poblaciones minoritarias y de bajos ingresos tienen muchas mayores probabilidades de vivir en vecindarios con una planta de fabricación o cerca de las principales fuentes de contaminación aérea, como las autopistas o campos agrícolas, dijo Sargis. "Muchos factores sociales y culturales se han combinado para contribuir al hecho de que estos grupos tradicionalmente han vivido en áreas degradadas en donde es más probable que ocurran exposiciones tóxicas", dijo.

Sargis y sus colegas consultaron literatura médica publicada entre los años 1966 y 2016 en búsqueda de estudios que documenten las asociaciones entre las sustancias químicas que alteran la función endocrina y la diabetes, y estudios que reporten las desigualdades raciales, étnicas y/o socioeconómicas en la exposición a sustancias químicas que alteran la función endocrina y contribuyen a las enfermedades metabólicas, incluyendo la diabetes.

Ellos lograron identificar 36 estudios que analizaron cinco tipos de sustancias químicas que alteran la función endocrina (bifenilos policlorados o PCB; pesticidas organoclorados; sustancias químicas en el aire contaminado por el tráfico; bisfenol A o BPA; y ftalatos) y el riesgo de sufrir diabetes, y 33 estudios que incluían datos sobre las desigualdades en la exposición a dichas sustancias químicas.

La mayoría de los estudios sobre la exposición a sustancias químicas que alteran la función endocrina que fueron revisados por los investigadores reportaron que las personas de color de bajos ingresos estuvieron expuestas de forma desproporcional.

"Necesitamos cambiar la forma en la que pensamos sobre lo que está causando estas desigualdades para incluir la contribución de la contaminación ambiental", dijo Sargis. "Saber que existen estos factores de riesgo nos da la oportunidad de mitigarlos y enfocarnos en políticas para reducir el riesgo".

Los investigadores también analizaron estudios intervencionistas que se enfocaron en disminuir los niveles de sustancias químicas que alteran la función endocrina. Basado en estos estudios, crearon una lista de fuentes para cada una de las cinco sustancias químicas estudiadas - junto con estrategias específicas para reducir la exposición a cada una - con la meta de compartirlas con trabajadores de cuidado médico.

"Los proveedores de atención médica necesitan no solo estar más conscientes sobre el impacto que tiene la exposición ambiental en la salud de sus pacientes, sino que también deben contar con los recursos para ayudar a sus pacientes a reducir su exposición por medio de la educación de los pacientes", dijo Sargis.

Jyotsna Jagai, de la Universidad de Illinois en Chicago, y Marisol Becerra y Kerry Ard de la Universidad del Estado de Ohio, son coautores del estudio.

Este trabajo fue apoyado por subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud y una subvención de la Asociación Americana Contra la Diabetes.