× Actualizaciones de COVID-19: Vea la información más reciente

Llámenos 866.600.2273


UI Health Expande el Intercambio de Agujas y los Servicios de Pruebas de VIH en el Lado Oeste

jueves, enero 10, 2019

UI Health Expande el Intercambio de Agujas y los Servicios de Pruebas de VIH en el Lado OesteAhora ofrecemos servicios clínicos para prevenir y tratar heridas, abscesos e infecciones causadas como resultado del uso de drogas inyectadas en la oficina del lado oeste de la UI Health Community Clinic Network’s (UCCN) (4754 W. Madison St.). Los servicios serán proporcionados por médicos, enfermeras y estudiantes del Programa de Medicina Global Urbana de UIC y la Facultad de Enfermería de UIC.

UCCN les proporciona agujas limpias a quienes usan drogas, realiza pruebas para detectar hepatitis C y VIH, y ofrece educación para prevenir sobredosis. Los consejeros en la clínica también ayudan a proveer una conexión con cuidado médico adicional y servicios de tratamiento de adicciones para personas que sufren de trastornos con el consumo de drogas y alcohol. La oficina en el lado oeste es uno de los cinco lugares dirigidos por la UCCN - también conocida como el Programa de Intervención de Promoción Comunitaria o COIP - la cual es parte de la Facultad de Salud Pública de UIC. UCCN también opera una camioneta móvil que ofrece participación comunitaria, intercambio de agujas, pruebas de VIH y hepatitis C, además de servicios de consejería en comunidades en los lados sur y oeste de la ciudad.

"Queríamos ofrecer servicios clínicos adicionales para la población atendida en la clínica COIP del lado oeste", dijo el Dr. Stockton Mayer, profesor asistente de medicina clínica en la Facultad de Medicina de UIC e investigador con una subvención de $100,000 otorgada por la Fundación Hearst para apoyar los nuevos servicios. "Una evaluación sobre las necesidades llevada a cabo por el programa de Salud Global Urbana de UIC y COIP identificaron infecciones en la piel y en los tejidos como la razón más común por la cual los clientes buscan cuidado clínico en estos lugares".

Antonio Jiménez, director del COIP, dijo que quería asegurarse de que cualquier servicio adicional satisficiera directamente las necesidades únicas de sus clientes.

"A menudo escucho que el personal que está trabajando en la clínica atiende a muchos clientes con infecciones de la piel y de los tejidos suaves que preguntaron en dónde podían recibir tratamiento", dijo Jiménez. "La evaluación de las necesidades que fue realizada por los residentes médicos y los estudiantes de UIC obtuvo los mismos resultados: El cuidado de heridas y la infección de las áreas de inyección eran una de las principales inquietudes médicas de los clientes del COIP".

La evaluación descubrió que el 27 por ciento de los clientes del COIP buscaron cuidado por una infección de la piel o de los tejidos suaves durante los últimos 12 meses. Los trastornos del estado de ánimo, trastornos del consumo de drogas y/o alcohol, tratamiento de sobredosis y hepatitis C fueron otras razones comunes por las cuales los clientes del COIP buscaron atención médica. Ahora, un médico, una enfermera con maestría y un coordinador de cuidado atienden a los pacientes en la clínica oeste los viernes por la mañana.

"Si bien el cuidado de heridas podría ser lo que hace que las personas asistan a nuestra clínica, también proveemos cuidado completo basado en las necesidades de los pacientes", dijo Mayer.

Se ofrecen pruebas para detectar enfermedades de transmisión sexual además de asesoría básica sobre salud mental, referencia a servicios de adicción o referencias al Hospital y Clínicas de la Universidad de Illinois para poder tratar otras necesidades de cuidado médico. Los pacientes que necesitan ayuda para inscribirse en Medicaid o seguro médico también reciben asistencia.

Gabe Culbert, profesor asistente de ciencia de los sistemas de salud en la Facultad de Enfermería de UIC y coinvestigador en la subvención de la Fundación Hearst llevará a cabo un estudio de investigación enfocado en la reducción de la incidencia de las infecciones de piel y tejidos suaves y de las heridas persistentes causadas por el consumo de drogas por medio de inyecciones o por lesiones.

"Muchos de los clientes atendidos en el COIP no tienen hogar. Además de consumir drogas por medio de inyecciones, y de tener áreas de inyección que podrían estar infectadas, también se presentan frecuentemente con lesiones que podrían ser causadas por vivir en la calle. Sin el cuidado apropiado, sus heridas pueden volverse muy difíciles de tratar", dijo Culbert.

Parte de la investigación determinará la eficacia de usar gluconato de clorhexidina, un antiséptico tópico de larga acción, junto con toallitas con alcohol para tratar la infección. Determinar los factores que aumentan el riesgo de sufrir infecciones en las áreas de inyección y diseñar intervenciones educativas para reducir dichos riesgos también son parte del proyecto, según Culbert.

"Necesitamos un enfoque bioconductual completo para reducir estos tipos de infecciones. Dicho enfoque debe incluir cambio en el comportamiento en términos de prácticas de inyección, así como antibióticos que ayuden a eliminar las inyecciones y sanar las heridas", dijo Culbert.

Mayer y Culbert anticipan la oferta de servicios clínicos por medio de la camioneta del COIP, la cual visita diferentes vecindarios, en su mayoría en los lados sur y oeste de Chicago, para así ofrecer intercambio de agujas, pruebas de detección de VIH y asesoría.

"Contaremos con un médico y una enfermera en la camioneta un día a la semana para empezar", dijo Mayer.
"Ahora mismo, el programa es solo un piloto, pero esperamos que crezca para que podamos incluir días adicionales en el futuro", dijo Jiménez.