Llámenos 866.600.2273


Alana Subleski tenía 25 años cuando sufrió una ruptura de un aneurisma estando en el gimnasio

Brain Aneurysm - Alana Subleski suffered a ruptured aneurysm

Sus padres estaban fuera de la ciudad cuando les dijeron que podría ser que no regresaran a casa a tiempo para ver a su hija viva de nuevo.

Empezó como un día normal. Era un domingo. Desayuné, llevé a mi perro al peluquero y regresé una película que renté la noche anterior. Me había despertado con un dolor de cabeza, pero eso no era inusual. No pensé que fuera nada raro. 

Más tarde ese día, fui al gimnasio - me gusta mucho hacer ejercicio. Acababa de bajarme de la caminadora cuando me sentí rara. Es difícil de explicar. Vi una luz: algo rosa y amarillo pasó frente a mí. Todo mi lado izquierdo estaba adormecido.

Stroke Patient Jason and Dr. Alaraj
Alana Subleski 

Uno de los encargados pasó por ahí y le pude decir: "ayúdeme". Él llamó a una enfermera que se estaba ejercitando. Ella me hizo algunas preguntas. Yo sólo quería levantarme y seguir con mi vida, pero mi lado izquierdo no funcionaba. Luego, me desmayé.

Me desperté dos semanas después. Mis padres dijeron que estaba intentando levantarme como si pudiera simplemente pararme y salir de allí. Ese es mi espíritu de lucha.

Me dijeron que había sufrido una ruptura de aneurisma. Me habían trasladado al Hospital & Sistema de Ciencias de la Salud de la Universidad de Illinois (University of Illinois Hospital & Health Sciences System), donde la Dra. Amin-Hanjani llevó a cabo cirugía cerebral de emergencia. Durante la cirugía, encontró otros cuatro aneurismas rotos que enrolló, un procedimiento que sirve para bloquear el aneurisma de la circulación, lo que lo destruye.

Eso fue hace un año. Mi familia ha estado a mi lado cada minuto, asegurándose de que pueda superar esto. Todos tenemos tatuajes con un símbolo que representa un aneurisma cerebral.

Va a tomar algún tiempo, pero he progresado bastante. Cuando me desperté de mi coma, no recordaba nada. No podía contar hasta 10 o decir el alfabeto. Mi prometido tuvo que volver a enseñarme los colores con M&Ms de colores.

Mis caderas y rodillas aún están débiles, pero estoy determinada a correr de nuevo. Idealmente, podré usar mi mano de nuevo para poder escribir. Extraño mi trabajo como coordinadora de desarrollo para un hospicio, y quiero regresar porque mi pasión en la vida es ayudar a los demás. También quiero tener hijos algún día.

No todos los días son buenos días. Aún tengo malos días. Pero no voy a darme por vencida. Esto no me definirá... eso es lo que me deja seguir avanzando.

Le debo mi vida a la  Dra. Amin-Hanjani (Inglés). Si ella no hubiera estado de guardia esa noche, no sé si estaría viva ahora. Las palabras no pueden describir lo agradecida que estoy - cada día es un regalo.