× Actualizaciones de COVID-19: Vea la información más reciente

Llámenos 866.600.2273


Comediante de Chicago, Vinnie Hickey, fue diagnosticado con leucemia agresiva pero nunca dejó de sonreír.

Bone and Marrow Transplant Vinnie Hickey

Estaba haciendo un monólogo humorístico hace casi dos años cuando me desperté una mañana y mi lengua estaba tan inflamada que fui al hospital. Allí, me hicieron unas pruebas y cuando regresaron, me dijeron: "Es mejor que se siente".

Así fue como descubrí que tenía cáncer.

Ni siquiera fui a casa. Me llevaron en una ambulancia a UI Health. Yo estaba hecho un desastre. Pasé de contar chistes a pensar que iba a morir.

Los próximos meses estuvieron llenos de radiación y quimioterapia, además de morfina para el dolor. Tenía tres catéteres - uno en medio del pecho y uno en cada brazo. Bajé de peso, de 212 a 108 libras. Recibía transfusiones de sangre constantemente, y eventualmente recibí un trasplante de médula ósea (por cierto, quien me donó la médula ósea es un santo).

Yo estaba muy, muy asustado.

La semana antes de ser diagnosticado, estaba haciendo un espectáculo a beneficio de pacientes con leucemia - una obra que yo escribí. Fue irónico. Todo iba muy bien. Tenía una serie en YouTube. Estaba escribiendo blogs y haciendo espectáculos en vivo.

Y luego esto pasó. Cosas así cambian tu mundo totalmente.

Pero sigo contando chistes tontos. El humor es la mejor forma de sobrevivir. Cuando estaba en el hospital, quienes me visitaban estaban muy serios. Yo decía: "¡Vamos, me veo como Lindsey Lohan!"

Esta ha sido una batalla, pero estamos ganando.

Digo "estamos" porque me encanta UI Health. El Dr. Rondelli se ha ocupado de todo. Incluso cuando me siento mal, el Dr. Rondelli me cambia. Él llega usando su gorra de los Cachorros y me molesta bromeando sobre los White Sox. Él siempre ha estado conmigo. 

Las enfermeras también han sido maravillosas. Janet y Sue en la clínica contra el cáncer te cuidan en las cosas que haces diariamente. Hubiera tenido problemas si no fuera por las buenas enfermeras. 

El 13 de agosto, estaré en remisión. Mientras tanto, estoy tomando mis medicamentos y haciendo todo lo que el doctor me pide que haga. Aún soy yo, y sigo bromeando. ¿Debería cambiar mi forma de ser sólo por estar enfermo?

Espero que mi historia inspire a las personas que están pasando por lo mismo. Espero que digan: "Si Vinnie pudo hacerlo, yo también puedo".