Llámenos 866.600.2273


Melanoma y el Cáncer de Piel

El Programa de Melanoma y Cáncer de Piel de UI Health proporciona cuidado completo y compasivo para pacientes con todo tipo de cáncer de piel, incluyendo melanoma, cáncer común de piel como carcinoma de células basales y carcinoma de células escamosas, carcinoma de células de Merkel, porocarcinoma y carcinoma sebáceo. Nuestro equipo para el tratamiento de cáncer de piel está formado por especialistas en oncología médica, oncología quirúrgica, dermatología, dermatopatología y oftalmología. Además, usamos tecnología innovadora para diagnosticar y tratar el cáncer en la piel.

Proporcionamos un examen completo de la piel para evaluar cualquier mancha o lesión en la piel. Usando tecnología avanzada de imágenes, los lunares y lesiones sospechosos pueden ser evaluados, fotografiados y registrados para realizar un monitoreo y control exacto. Desde las cirugías tradicionales hasta los ensayos clínicos con innovadoras terapias de medicamentos, ofrecemos una amplia gama de opciones eficaces de tratamiento.

Acerca del Melanoma

El melanoma es un cáncer de los melanocitos, las células que producen la melanina, el pigmento que le da color a la piel. Cuando la piel está expuesta al sol, los melanocitos y el tejido circundante forman crecimientos no cancerosos llamados lunares. Los lunares son bastante comunes y la mayoría de las personas tienen entre 10 y 40 lunares. El melanoma ocurre cuando los melanocitos se vuelven malignos e invaden el tejido adyacente. Las características de los lunares o manchas oscuras que son sospechosos incluyen:

  • Forma o coloración dispareja
  • Bordes irregulares, desiguales o poco definidos
  • Cambios de tamaño
  • Manchas que sangran, pican o duelen
  • Cambios en la textura o si los lunares se vuelven grumosos, brillantes, cerosos, suaves o con úlceras
  • Lunares nuevos

¿Quién Está en Riesgo?

Cualquier persona puede sufrir de melanoma, incluso las personas con complexión más oscura y aquellos que se broncean sin quemarse. Sin embargo, las investigaciones han demostrado que las personas con ciertos factores físicos y hereditarios tienen más riesgo que otros.

Los factores de riesgo incluyen, pero están limitados a:

  • Exposición excesiva a la luz del sol o a radiación ultravioleta (UV), incluyendo camas de bronceado
  • Antecedentes de una o más quemaduras por el sol que sean severas o con ampollas
  • Piel clara
  • Más de 50 lunares ordinarios
  • Lunares con aspecto inusual e irregular (nevus displásico)
  • Antecedentes familiares de melanoma
  • Antecedentes de melanoma, carcinoma de células basales o carcinoma de células escamosas

Si bien la probabilidad de desarrollar melanoma aumenta con la edad, es uno de los cánceres más comunes en jóvenes adultos.