× Actualizaciones de COVID-19: Vea la información más reciente

Llámenos 866.600.2273


Ejercicios Durante el Embarazo

exercise_ball

Los ejercicios durante el embarazo son recomendados si ha obtenido el visto bueno de su enfermera partera o médico y si su embarazo es normal (no hay ningún problema con contracciones prematuras). El ejercicio es un buen alivio para el estrés y puede ayudarle a preparar su cuerpo para el parto.

El ejercicio aeróbico es un ejercicio repetitivo que es lo suficientemente vigoroso para demandar un incremento de oxígeno en los músculos. El ejercicio aeróbico estimula el corazón y los pulmones y ayuda a que su corazón esté “en forma”. Los ejemplos incluyen caminar, usar bicicleta, nadar y jugar tenis.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DEL EJERCICIO AERÓBICO?

  • Aumenta el oxígeno y la nutrición de su bebé y ayuda a que su bebé fabrique células cerebrales
  • Aumenta su tono y fuerza muscular
  • Disminuye las venas varicosas, hemorroides y la inflamación de sus manos y pies
  • Alivia el dolor de espalda baja y la constipación y hace que el parto sea más fácil
  • Le ayuda a dormir en la noche

Un buen programa de ejercicios es uno que inicia antes del embarazo, pero nunca es demasiado tarde para empezar a ejercitarse. Comience despacio con 10 minutos de ejercicios de calentamiento (estiramiento), seguidos de 5 minutos de ejercicio vigoroso y 5 minutos de enfriamiento. Incremente el ejercicio vigoroso gradualmente hasta 15 minutos. Busque ejercitarse tres veces a la semana.

Después del cuarto mes de embarazo, no se ejercite acostada sobre su espalda (ejemplo: sentadillas). Esto puede disminuir la sangre y el oxígeno que van para el bebé. Tampoco señale con los dedos de sus pies mientras se ejercita. Esto puede causar calambres en las pantorrillas.

CONSEJOS IMPORTANTES AL EJERCITARSE DURANTE EL EMBARAZO

Beba muchos líquidos antes, durante y después de hacer ejercicio, y aumente el consumo de líquidos si se está ejercitando en climas cálidos o si está sudando mucho.

Permanezca fresca. No haga ejercicios en climas calientes o húmedos. Use ropa floja y cómoda. Use zapatos bien ajustados. No use saunas, cuartos de vapor o bañeras de hidromasajes. Evite que su temperatura suba mucho.

Coma un refrigerio ligero 15-20 minutos antes de ejercitarse. También, coma 100-200 calorías extra al día para compensar por las calorías que queme al ejercitarse.

Revise su ritmo cardíaco: Puede revisar su ritmo cardíaco al sentir su pulso carótido (el pulso que se siente al lado del cuello). Coloque dos dedos al lado de su tráquea y presione ligeramente en su cuello. Debería sentir su pulso allí. Cuente el número de veces que su corazón late en un período de 6 segundos. Añada un cero a este número (Ejemplo: si contó 12 latidos en 6 segundos, su ritmo cardíaco es 120 latidos por minuto). Su pulso no debería ser mayor de 140 latidos por minuto (14 por 6 segundos), o podría estar disminuyendo la sangre y el oxígeno para su bebé.

Deje de hacer ejercicio inmediatamente si experimenta algo de lo siguiente: dolor, calambres, mareos, dolor de cabeza, fuga de líquidos vaginales o sangre, o si le cuesta respirar. Si estos síntomas no desaparecen al dejar de ejercitarse y descansar, llame a su enfermera partera o médico.    

El ejercicio no hará que su parto sea más corto, pero puede ayudarle a pujar más fuerte.