× Actualizaciones de COVID-19: Vea la información más reciente

Llámenos 866.600.2273


Evaluaciones Diagnósticas Estándar para la Audición

Una evaluación de la audición es una evaluación completa de la audición de un individuo llevada a cabo por un audiólogo. Debido a que un problema de la audición puede ser desencadenado por una deficiencia en cualquier parte de este complejo sistema, usamos diferentes pruebas que proporcionan importante información sobre todos los aspectos del sistema auditivo. El propósito de la evaluación es determinar la naturaleza y grado de la pérdida de audición y las mejores opciones de tratamiento. Una evaluación de audición puede llevarse a cabo en bebés, niños y adultos. El método de evaluación usado depende de la edad del paciente y de su habilidad para completar la tarea.

Pruebas para Adultos

Una evaluación estándar para adultos incluye las siguientes pruebas:

  • Timpanometría: Evalúa la función del oído medio. Determina si el tímpano se está moviendo apropiadamente y evalúa la presión en el oído medio.
  • Pruebas de reflejos acústicos: Evalúa si el músculo del estribo en el oído medio responde normalmente al sonido.
  • Emisión otoacústica: Evalúa la función de los receptores sensoriales externos, un indicador clave para determinar la función auditiva. Una sonda que contiene una bocina y un micrófono miniatura es insertada en el canal auditivo. Tonos quietos que pasan a través del oído medio son enviados por medio de la bocina para estimular los receptores en la cóclea, la parte del oído que produce impulsos nerviosos. Los sensores responden generando sus propios sonidos minúsculos, los cuales son detectados por el micrófono.
  • Evaluación de tonos puros: Determina los sonidos más suaves que un paciente puede escuchar a diferentes frecuencias.
  • Prueba de reconocimiento de palabras: Mide la capacidad de un paciente para repetir palabras correctamente a un volumen cómodo.
  • Prueba de ruidos: Las pruebas de habla pueden realizarse en un ambiente silencioso o ruidoso. La dificultad para entender el habla en un ambiente con ruidos de fondo es una queja común de las personas con pérdida auditiva. Las pruebas con ruidos pueden proporcionar información útil.

Pruebas para Niños

Una evaluación auditiva para un niño puede incluir las siguientes pruebas, dependiendo de la edad del niño y de la capacidad de completar la tarea.

  • Timpanometría: Evalúa la función del oído medio. Determina si el tímpano se está moviendo apropiadamente y evalúa la presión en el oído medio.
  • Pruebas de reflejos acústicos: Evalúa si el músculo del estribo en el oído medio responde normalmente al sonido.
  • Emisión otoacústica: Evalúa la función de los receptores sensoriales externos, un indicador clave para determinar la función auditiva. Una sonda que contiene una bocina y un micrófono miniatura es insertada en el canal auditivo. Tonos quietos que pasan a través del oído medio son enviados por medio de la bocina para estimular los receptores en la cóclea, la parte del oído que produce impulsos nerviosos. Los sensores responden generando sus propios sonidos minúsculos, los cuales son detectados por el micrófono.
  • Audiometría de refuerzo visual: Evalúa la audición en bebés y niños pequeños (normalmente de 6 meses a 3 años), quienes no pueden recibir evaluaciones adecuadas por medio de pruebas estándar de la audición. Esta prueba involucra el condicionamiento del niño para que voltee su cabeza en respuesta a un sonido para entrenar al niño a responder a sonidos y claves auditivas.
  • Audiometría condicionada por juegos: Útil para evaluar la audición en niños de 2 a 3 años, los condiciona para desempeñar cierta tarea (como poner un bloque en un balde) al escuchar un sonido.
  • Audiometría Convencional: Útil para evaluar a niños de 5 años o más. Esta prueba estimula al niño para levantar la mano o para dar una respuesta al escuchar un sonido.
  • Prueba de reconocimiento de palabras: Mide la capacidad de un niño para señalar o repetir palabras correctamente a un volumen cómodo.

Monitoreo Audiológico Ototóxico

Ciertos medicamentos de quimioterapia pueden dañar el sistema auditivo y el oído. Dichos medicamentos ototóxicos pueden causar pérdida de la audición, zumbido en los oídos y mareos. El propósito del monitoreo audiológico es promover la intervención temprana (como reducción de quimioterapia o modificación de tratamientos) cuando sea posible.

En casos en los que el tratamiento para el cáncer de un paciente no pueda ser modificado, los audiólogos de UI Health juegan un papel importante en la terapia del paciente y trabajan con cada paciente para proporcionar la intervención apropiada (como audífonos, implantes cocleares, sistemas de escucha asistida, etc.). En una evaluación audiológica ototóxica, se completa una evaluación estándar completa de diagnóstico, además de una audiometría de alta frecuencia y una prueba de emisión otoacústica. Cada evaluación toma aproximadamente 60 minutos para ser completada. Los audiólogos y oncólogos de UI Health trabajan juntos para asegurar un cuidado de calidad.

Pruebas de Seguimiento para la Evaluación de la Audición en Recién Nacidos

Desde 1993, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) han recomendado que todos los bebés sean evaluados para detectar una deficiencia auditiva, y esto debe realizarse preferiblemente antes de ser dados de alta del hospital después de nacer. Por mucho tiempo, nuestro programa ha estado al frente de estos esfuerzos, manteniendo un programa completo de evaluación y seguimiento.

Si su hijo no pasó la evaluación auditiva universal para recién nacidos en ninguno de los dos oídos o en alguno de ellos mientras estaba en el hospital, será necesario realizar pruebas ambulatorias adicionales. A menudo, se realizará una prueba llamada Respuesta Auditiva del Tronco Encefálico (ABR, por sus siglas en inglés).

¿Qué es una ABR?
Una prueba ABR usa una computadora especial para medir la forma en la que el nervio auditivo de un niño responde a los diferentes sonidos. Tres etiquetas con electrodos son colocadas en la cabeza de su hijo y en la parte de atrás de sus orejas, y los electrodos son conectados a una computadora. Conforme se hacen sonidos por medio de los audífonos, los electrodos miden cómo responden los nervios auditivos de su hijo. Para esta prueba, su hijo deberá quedarse quieto y dormir todo el tiempo - ¡algo fácil de hacer para los recién nacidos! La prueba puede durar hasta 90 minutos.

¿Cómo puede prepararse para una prueba ABR?

  • De ser posible, programe la ABR durante la hora de la siesta.
  • Puede que sea necesario prevenir que el niño se duerma para que pueda estar dormido durante la prueba.
  • Haga su mejor esfuerzo para mantener a su hijo despierto durante su viaje hacia la cita. Cuando llegue, tenga a la mano cosas que necesite para dormir a su hijo, como un biberón, una manta o chupete.
  • Asegúrese de que su hijo no se duerma antes de traerlo a su cita.