× Actualizaciones de COVID-19: Vea la información más reciente

Llámenos 866.600.2273


Efectos Físicos del Asma

Tener asma puede afectar a una persona de muchas maneras. Los efectos físicos pueden ser desde un poco molestos (tos ocasional) hasta ser potencialmente mortales (no poder respirar). La frecuencia y seriedad de los síntomas del asma dependen de qué tan bien se esté controlando el asma de una persona (con medicamentos u otras medidas), así como qué tan severo es el asma de un individuo.

Los efectos psicológicos y sociales del asma se reconocen con menos frecuencia, pero para algunas personas pueden ser tan molestos como los síntomas físicos.

Síntomas físicos

Los síntomas y la severidad del asma varían sustancialmente de acuerdo a la persona. La mayoría de personas con asma no presentan síntomas constantemente. Los síntomas molestos del asma pueden significar que el asma no está siendo controlado lo suficiente o que un episodio agudo de asma puede estar comenzando. Los síntomas comunes del asma incluyen:

  • Tos
  • Jadeos
  • Sensación de Rigidez en el Pecho
  • Falta de Aire
  • Despertarse en la Noche Debido a la tos o a los Jadeos

Los niños no siempre pueden expresar en palabras que los síntomas de su asma están empeorando. Puede que tengan tos y jadeos notables, pero estos no siempre son los primeros indicadores de dificultad al respirar. Los niños son diferentes y por lo tanto muestran problemas de asma de diferentes formas. Algunos posibles indicadores del inicio de un episodio de asma incluyen:

  • Agotamiento o Agitación Inusual
  • Problemas para Quedarse Quieto
  • Irritabilidad
  • Verse Preocupados o Asustado
  • Palidez, piel Sudorosa
  • Respiración Rápida
  • Encorvamiento

Si usted no tiene asma, puede ayudar si se imagina lo que se siente tener un episodio de asma (no necesita intentar esto si ya tiene asma - usted ya sabe lo que se siente y podría desencadenar un episodio real).

  1. Corra en el mismo lugar por uno o dos minutos hasta que sienta que su corazón ha comenzado a latir rápido. Tome una pajilla plástica y póngala en su boca. Cierre su nariz y continúe respirando con la pajilla. O
  2. Respire profundamente y mantenga la respiración por un momento. Ahora saque alrededor de una décima parte del aire en sus pulmones. Vuelva a inhalar. Expire la misma pequeña cantidad de aire. Vuelva a inhalar. Repita hasta que ya no pueda soportarlo.

Para obtener una explicación sobre lo que pasa dentro del cuerpo durante un ataque de asma, vea  cómo funciona el asma.

Severidad del asma

Así como no sabemos exactamente qué es lo que causa el asma, no sabemos por qué la enfermedad es moderada en algunas personas y muy severa en otras. Las normas nacionales, desarrolladas por un comité experto en 1997, clasifican el asma en cuatro niveles:

Leve intermitente

  • Jadeo o Tos, 2 o Menos Veces por Semana
  • Síntomas en la Noche 2 o Menos Veces al Mes

Leve persistente

  • Jadeo o Tos de 3 a 6 Veces por Semana
  • Síntomas en la Noche de 3 a 4 Veces al Mes
  • Incremento de Síntomas con la Actividad

Moderado persistente

  • Síntomas Diarios
  • Uso de Medicamento beta2-agonistas (broncodilatador) Inhalados Diariamente
  • Síntomas en la Noche, 5 o más Veces al Mes
  • Disminución en la Capacidad para Hacer Ejercicio

Severo persistente

  • Síntomas Continuos que Limitan la Actividad
  • Intensificación Frecuente
  • Síntomas Frecuentes en la Noche

El asma de un solo individuo no necesariamente permanece en la misma categoría permanentemente. Con un control continuo y efectivo del asma, una persona puede moverse a una categoría menos severa. Una persona con detonantes temporales del asma puede que en cierta época del año (por ejemplo, cuando hay polen en el aire), esté en un grupo de más alta severidad que durante el resto del año. El asma que inicia durante la niñez puede también volverse menos severo conforme la persona crece y sus vías respiratorias se vuelven más anchas.

Para obtener más información, visite :