Llámenos 866.600.2273


Inmunosupresión y Rechazo

Su sistema inmune es importante ya que protege a su cuerpo de infecciones y cáncer. Las células T de su sistema inmune siempre están circulando en la sangre e identificando tejido extraño, como un órgano recién trasplantado. Los Antígenos Leucocitarios Humanos (HLA, por sus siglas en inglés) son moléculas que proporcionan una firma única en todas sus células, lo que les dice a las células T que las células en su cuerpo son suyas. Cuando recibe un trasplante de órganos, las células T del sistema inmune en su cuerpo notarán que el órgano trasplantado no tiene los mismos antígenos HLA que el resto de su cuerpo. Las células T y otras células de su sistema inmune intentarán destruir el órgano trasplantado.

¿Qué es el Rechazo?

El sistema inmune de su cuerpo está diseñado para buscar y destruir cualquier objeto extraño que encuentre en el cuerpo, como virus de resfriados o gripe, o un órgano trasplantado. El proceso de destruir el órgano trasplantado es llamado rechazo. El rechazo ocurre conforme el sistema inmune de su cuerpo responde a la presencia del hígado trasplantado. Sin embargo, en los receptores de trasplantes, esta respuesta inmune necesita ser suprimida para proteger el hígado trasplantado del rechazo.

Hay varios tipos de rechazo de hígado. Estos tipos están descritos por el tipo de células que causan el rechazo, el momento en el que ocurre el rechazo y la severidad del rechazo.

  • Rechazo Agudo de Células: Esta es la forma más común de rechazo. En este tipo de rechazo, las células sanguíneas del cuerpo identifican el hígado como extraño y comienzan a formar un ejército de células para atacar al hígado. Si bien el rechazo agudo puede darse en cualquier momento, es más común que suceda durante los primeros tres meses después del trasplante. El rechazo agudo puede ser tratado. Un rechazo agudo no significa que perderá su hígado trasplantado, pero es muy importante que el rechazo sea diagnosticado y tratado tan pronto como sea posible. Para ayudar a detectar el rechazo, sus pruebas de sangre deberían completarse de forma rutinaria conforme lo solicitado por su centro de trasplantes, realizar visitas rutinarias de seguimiento con su médico y reportar cualquier síntoma que esté teniendo a su centro de trasplantes.
  • Rechazo Crónico: Esta forma de rechazo ocurre si el proceso de rechazo no se resuelve completamente o si continúa gradualmente. El rechazo crónico es más difícil de tratar debido a los cambios más permanentes en el tejido hepático, el cual eventualmente perderá todo funcionamiento.

¿Cómo Sé Que Estoy Rechazando Mi Hígado?

Medir el funcionamiento del hígado regularmente y ver el patrón de resultados puede ayudarle a su médico a decidir qué es lo que está sucediendo con su hígado. Si los resultados de su prueba de sangre están fuera de un rango normal, su médico de trasplantes o coordinador de trasplantes discutirá los resultados con usted. Algunos valores anormales en las pruebas de laboratorio pueden ser aceptables conforme se recupera del trasplante o de una complicación relacionada y deberían mejorar con el tiempo.

¿Cuáles son los Síntomas de Rechazo?

Después de dejar el hospital, sus pruebas de sangre serán monitoreadas con menos frecuencia. Si hay rechazo, puede experimentar algunos síntomas ligeros, aunque algunos pacientes pueden continuar sintiéndose bien por algún tiempo. Los síntomas tempranos más comunes incluyen una fiebre de más de 100° F o 38° C, pruebas de incremento de función del hígado, color amarillento en los ojos o piel y fatiga.

Adicionalmente, su médico puede que quiera que usted se someta a una biopsia de hígado para confirmar que sus síntomas están siendo causados por el rechazo.

¿Qué es una Biopsia de Hígado?

Si bien sus síntomas y los resultados de la prueba de función de hígado ayudan a diagnosticar el rechazo, una biopsia de hígado confirma que el hígado está siendo rechazado. Un pequeño pedazo de tejido hepático es examinado bajo el microscopio para detectar señales de rechazo. El procedimiento de biopsia normalmente se hace como un procedimiento ambulatorio o de hospitalización corta.

Para prepararla para la biopsia, el área donde su hígado fue colocado será limpiada con una solución antiséptica. Se le dará una inyección de anestesia local en el área donde se hará la biopsia. Normalmente se hace un ultrasonido para determinar el mejor lugar para insertar la aguja de biopsia. Después de que el área esté adormecida, el médico insertará una aguja especial en el hígado para sacar un pequeño pedazo de tejido. Puede verse como un pedazo corto de cuerda. La biopsia sólo toma unos segundos. El tejido es colocado en una solución especial y es llevado al laboratorio de patología para ser procesado y visto bajo el microscopio.

Después de una biopsia de hígado, usted deberá descansar en la cama de 2 a 4 horas. Su enfermera lo monitoreará para detectar complicaciones relacionadas con su biopsia por medio de sus signos vitales, evaluación física, pruebas de sangre y/o cualquier queja física. La mayoría de los pacientes se sienten bien después de una biopsia de hígado.

Para disminuir el riesgo de rechazo y para monitorear los síntomas de rechazo, los pacientes deberían:

  • Conocer y entender las señales y síntomas del rechazo de hígado.
  • Tomar todos los medicamentos recetados.
  • Asegurarse de siempre tener un suministro de medicamentos.
  • Estar en contacto regular con el coordinador de trasplantes o con el equipo de trasplantes para detectar cualquier cambio de inmunosupresión.
  • Realizarse las pruebas de sangre indicadas.
  • Dar seguimiento a los resultados de pruebas de sangre con el coordinador de trasplantes.
  • Llamar al coordinador de trasplantes o al médico si usted cree que está sufriendo de cualquier síntoma de rechazo.
  • Evitar el alcohol excesivo, el uso de drogas recreativas/ilegales y cualquier remedio o suplemento herbal.