× Actualizaciones de COVID-19: Vea la información más reciente

Llámenos 866.600.2273


UI Health Lidera un Estudio Sobre el Tratamiento de Heridas Con Terapia de Presión Negativa en Pacientes Obesos y Diabéticos

martes, septiembre 04, 2018

Negative pressure wound therapy device.
Dispositivo de tratamiento de heridas por presión negativa. (Credit: KCI, an Acelity Company)
Susan C. Bleasdale, MD

Susan C. Bleasdale, MD
Directora Médica de Prevención y Control de Infecciones

Las infecciones en heridas quirúrgicas son una complicación significativa que puede prevenir la curación apropiada de heridas, requerir tratamientos caros y que incluso puede causar la muerte en algunos casos severos. Los pacientes con índices de masa corporal más altos y con diabetes están en mayor riesgo de desarrollar infecciones en las incisiones.

Con una subvención de $1.7 millones por dos años, otorgada por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés), los investigadores de la Universidad de Illinois en el Epicentro de Chicago para la Prevención de Infecciones Asociadas con el Cuidado Médico - uno de seis de estos centros fundado por los CDC - determinarán si la terapia de presión negativa en las heridas puede ayudar a reducir los incidentes de infecciones en heridas quirúrgicas en pacientes obesos y diabéticos. 

"Los pacientes obesos están más propensos a sufrir de infecciones en heridas quirúrgicas ya que las incisiones tienden a ser más grandes y necesitan ser más profundas para permitir que los cirujanos tengan acceso a las áreas en las que necesitan trabajar", dijo la Dr. Susan Bleasdale,  directora médica de control y prevención de infecciones en UI Health y la investigadora principal para dicha subvención. "Cuando los pacientes están sanando, la incisión puede estar cubierta por piel superpuesta, lo cual hace que la herida continúe estando húmeda y puede promover el desarrollo de una infección. Queremos que las heridas se mantengan secas." 

Los pacientes obesos también tienen mayores probabilidades de sufrir de diabetes, una condición que puede complicar e impedir la sanación de sus heridas. 

La terapia de presión negativa en las heridas usa un vendaje especial para causar un cierre asistido por vacío y así mejorar y promover la sanación de las heridas. A menudo es usada para tratar heridas abiertas crónicas, como las úlceras de la diabetes. Un vendaje sellado es aplicado al área de la incisión y es unido a una bomba para crear un ambiente con presión negativa en el área de la incisión. La presión negativa ayuda a mejorar el flujo de sangre hacia el área, mantiene los bordes de la incisión intactos y saca el exceso en el fluido. 

La eficacia de la terapia de presión negativa para las heridas ha sido evaluada en varias pruebas experimentales pequeñas, incluyendo en la promoción de sanación de incisiones de cesáreas, pero se han obtenido diferentes resultados con respecto a sus beneficios. 

Bleasdale y sus colegas evaluarán el uso de terapia de presión negativa en pacientes obesos y/o diabéticos en cinco hospitales asociados con la universidad que se han sometido a cesáreas, histerectomía abdominal y procedimientos de colon - tres procedimientos que tienen altas tasas de infecciones en las heridas quirúrgicas. Ellos planean registrar a 3,300 participantes en la prueba experimental. Además de UIC, la Universidad de Utah, la Universidad de Maryland, la Universidad Emory y la Universidad de Iowa están participando en el estudio. 

Los participantes recibirán terapia de presión negativa en sus heridas durante siete días, mientras que los pacientes en la rama de control del estudio recibirán tratamiento normal en sus heridas. Un subconjunto de pacientes será evaluado después de su terapia para evaluar su experiencia con el dispositivo. 

Además, se usará un programa de analítica de datos para evaluar el riesgo de infección quirúrgica en pacientes individuales. Esta herramienta de apoyo a las decisiones será evaluada junto con el uso de terapia de presión negativa para heridas. 

"Si bien la terapia de presión negativa puede costar cientos de dólares, el costo de tratar una incisión infectada puede ser de miles de dólares y puede amenazar la vida en ciertos casos", dijo Bleasdale. "Si bien el costo de la compra del equipo para la terapia de presión negativa es alto en un inicio, con el tiempo los hospitales que usan estos dispositivos pueden tener costos más bajos asociados con las infecciones en las incisiones y el costo por uso también disminuirá. Pero necesitamos llevar a cabo este estudio enfocado más grande para determinar si la técnica es una forma efectiva de reducir las infecciones de las heridas en pacientes obesos y diabéticos, ya que las pruebas experimentales previas han sido más pequeñas y han mostrado diferentes resultados".