× Actualizaciones de COVID-19: Vea la información más reciente

Llámenos 866.600.2273


Cirrosis Biliar Primaria

La cirrosis biliar primaria, también conocida como colangitis biliar primaria, es una enfermedad hepática que daña los conductos biliares en el hígado. Con el tiempo, la enfermedad destruye completamente las vías biliares, que son responsables de transportar la bilis desde el hígado hasta el intestino delgado.

Cuando los conductos biliares funcionan con normalidad, la bilis que se produce en el hígado se transporta a la vesícula biliar y luego al intestino delgado para ayudar en el proceso digestivo y ayudar a eliminar el colesterol y las toxinas del cuerpo. Cuando los conductos biliares se destruyen, la bilis se acumula y causa daño y cicatrices en el hígado, lo que lleva a una variedad de síntomas y a graves complicaciones de salud.

La cirrosis biliar primaria se puede diagnosticar en cualquier sexo y a cualquier edad, pero es más común entre las mujeres de 30 a 60 años.

Síntomas de la Cirrosis Biliar Primaria

La cirrosis biliar primaria es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmunológico del cuerpo se está rebelando y atacando el tejido sano por error; en este caso, los conductos biliares.

Las personas con cirrosis biliar primaria pueden no experimentar síntomas al principio o después de que se les diagnostique inicialmente. Sin embargo, con el tiempo, pueden desarrollar una amplia gama de síntomas que afectan a todo el cuerpo.

Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor abdominal
  • Sequedad en los ojos y la boca
  • Fatiga
  • Acumulación de líquido en el abdomen
  • Colesterol alto
  • Hipotiroidismo
  • Comezón en la piel
  • Ictericia, o coloración amarillenta de la piel y los ojos
  • Dolor musculoesquelético que afecta a los huesos, músculos o articulaciones
  • Hiperpigmentación de la piel
  • Pies o tobillos hinchados
  • Pérdida de peso

Las complicaciones de la cirrosis biliar primaria incluyen cálculos biliares o de las vías biliares; osteoporosis; hipertensión portal, que es la presión sanguínea alta en la vena que va al hígado; y agrandamiento del bazo.

Es importante buscar tratamiento médico cuando los síntomas o complicaciones aparecen por primera vez, ya que en muchos casos, el tratamiento con medicamentos puede retardar el daño hepático. Por lo general, la enfermedad progresa con lentitud, por lo que una intervención temprana puede mejorar los resultados.

Primary Tratamiento de la cirrosis Biliar Primaria

Si su médico cree que tiene cirrosis biliar primaria, tomará una historia médica personal y familiar completa, realizará un examen físico y ordenará otros exámenes, entre ellos exámenes de sangre, imágenes o una biopsia de hígado.

Si se le diagnostica la enfermedad, existen varias opciones de tratamiento, que incluyen medicamentos, suplementos de vitaminas solubles en grasa o cirugía, para aliviar los síntomas y retardar o retrasar el progreso de la enfermedad. En los casos de insuficiencia hepática, puede ser necesario un trasplante de hígado

Para prevenir un daño mayor al hígado, es probable que su médico también recomiende cambios en el estilo de vida, lo que incluye dejar de fumar, no beber alcohol, llevar una dieta bien equilibrada y mantener un peso saludable.