Llámenos 866.600.2273


Los Proveedores Opinan: No Deje que la Diabetes Tipo 2 Controle Su Vida

martes, octubre 18, 2016

Yuval, Eisenberg

Yuval Eisenberg, MD (Inglés)
Endocrinologist and Assistant Professor of Medicine at UI Health

La diabetes tipo 2 es una condición metabólica crónica que afecta la forma en que el cuerpo maneja la glucosa, una forma de azúcar. La diabetes tipo 2 es el tipo más común de diabetes.

Su cuerpo depende del azúcar (principalmente la glucosa) para su uso inmediato de energía y también como almacenamiento (principalmente como grasa). Normalmente una hormona crítica, la insulina, regula el movimiento de glucosa en las células del cuerpo, pero conforme desarrolla diabetes tipo 2, su cuerpo deja de responder bien a las acciones de la insulina (también llamado resistencia a la insulina). Como resultado, el azúcar en la sangre no entra en las células y eventualmente se eleva, lo que causa la mayor parte del daño relacionado con la diabetes.

La diabetes, cuando no es controlada, puede causar problemas de salud a largo plazo y puede incluso llevar a la muerte. "Las personas con diabetes tipo 2 también están en riesgo más alto de desarrollar enfermedades cardíacas y derrames. La diabetes tipo 2 también puede dañar los ojos, nervios y riñones. La mayoría de estas complicaciones puede prevenirse al mantener el azúcar en la sangre bajo control. Los cambios en los estilos de vida y las visitas regulares de cuidado preventivo a un médico pueden ayudar a evitar que las complicaciones menores se conviertan en complicaciones más serias", dice el Dr. Yuval Eisenberg (Inglés)Endocrinólogo (Inglés) y Profesor Asistente de Medicina en UI Health.

La diabetes tipo 2 normalmente se desarrolla gradualmente con el tiempo. La obesidad o el tener sobrepeso contribuye a su desarrollo. Las personas delgadas también pueden sufrir de diabetes tipo 2. Sin embargo, esto es más común en los ancianos. Fumar, tener una mala dieta (baja en fibra, alta en grasas, alta en carbohidratos), el estilo de vida sedentario y los antecedentes familiares de diabetes tipo 2 son los factores de riesgo más comunes.

La enfermedad a menudo no muestra síntomas en un principio. Las personas pueden tenerla por muchos años y no saberlo. El aumento de la sed, micción frecuente, aumento del hambre, pérdida de peso, fatiga y dificultad en la visión son algunos de los síntomas tempranos que experimentan las personas. La diabetes tipo 2 también afecta la habilidad del cuerpo para resistir y curar las infecciones.

El tratamiento depende de la condición general de salud de la persona, de su estilo de vida y de sus metas individuales. Al principio, los cambios en el estilo de vida (dieta saludable y ejercicio) pueden controlar la alta concentración de azúcar en la sangre y prevenir complicaciones. Sin embargo, algunas personas necesitan tomar medicamentos que a menudo son muy efectivos. Si esto no es exitoso, los pacientes pueden necesitar inyecciones de insulina. La mayoría de los pacientes también deben monitorear sus niveles de azúcar en la sangre regularmente en casa.

Todas las personas con diabetes deberían recibir educación apropiada sobre cómo manejar su salud. Hable con un experto para saber cómo controlar y vivir bien con la enfermedad.