Llámenos 866.600.2273


Por medio de las consultas de Telesalud, los médicos de UI Health ayudan a asegurar el parto seguro de bebés en Etiopía

Thursday, March 09, 2017

Doctors

Drs. Heather Nixon, Gelila Goba, and Joan Briller





Una de las tecnologías más avanzadas en la medicina moderna también podría ser la que más se pasa por alto: la telesalud.

Las tecnologías como las videoconferencias, el correo electrónico y las aplicaciones de teléfonos inteligentes, por nombrar algunas, ahora están presentes en todos los aspectos de la vida cotidiana. Pero, al ser usadas en ambientes médicos, estas herramientas de consulta pueden ayudar a los proveedores a diagnosticar a los pacientes de forma más exacta, a manejar sus condiciones médicas e incluso a salvar sus vidas, como lo pudieron ver tres médicos de UI Health.

Gelila Goba, MD

Gelila Goba, MD

Obstetricia y ginecología


‘Hay un largo camino por recorrer’ para mejorar la desigualdad en la salud de las mujeres en Etiopía

La Dr. Gelila Goba, ginecobstetra de UI Health, nació y creció en Etiopía, donde comenzó su carrera médica enfocándose en la salud de madres y niños. En esta nación del este de África, sólo el 10% de los nacimientos son asistidos por un proveedor experimentado como un médico, enfermera o partera, y más de la mitad de las mujeres dan a luz sólo con la ayuda de un amigo o familiar. Durante su trabajo ahí, ella vio de primera mano los efectos devastadores del cuidado obstetra inadecuado.

“Dar a luz en Etiopía es un riesgo considerable”, dijo Goba, quien también trabajó como Directora en Etiopía para EngenderHealth, una organización internacional que promueve la salud de las mujeres. “Etiopía tiene una de las más altas tasas de mortalidad materna en el mundo – actualmente, una de cada 180 mujeres en Etiopía morirá por causas relacionadas con la maternidad.

“Esta tasa ha estado mejorando por algún tiempo, y el gobierno está muy comprometido a mejorar, pero el país aún tiene un largo camino por recorrer”, dijo ella.

Goba se mudó a los Estados Unidos para completar una especialización en Población y Liderazgo en la Universidad de Washington, donde también obtuvo su título de Maestría en Salud Pública. Luego, ella ingresó en una Residencia de Ginecología y Obstetricia en la Universidad Northwestern. Al ser residente, ella aseguró una subvención de parte de la Fundación IDP de Chicago, para ayudar a establecer el Proyecto Mela, una colaboración con la Universidad Mekelle, en el norte de Etiopía, para mejorar la educación médica y el entrenamiento específicamente relacionado con la salud de las mujeres por medio de un programa de residencia en ginecología y obstetricia. El proyecto lanzó en el año 2012 una colaboración entre el Centro para la Salud Global y la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, la Fundación IDP y Mekelle.

En el año 2015, UI Health estableció una relación con Mekelle para sostener y expandir esta iniciativa. Los profesores de ginecología y obstetricia de UIC han introducido un programa de endocrinología reproductiva y procedimientos ginecológicos mínimamente invasivos. Además, los residentes de tercer año de ginecología y obstetricia tienen la oportunidad de realizar una rotación de un mes en Salud Global de las Mujeres en Mekelle, como parte del proyecto.

“El departamento de ginecología y obstetricia de UIC y el Centro para la Salud Global son parte del Proyecto Mela, con la meta de hacer que el proyecto sea una piedra angular de la presencia del programa de Salud Global de las Mujeres de UIC”, dice Goba, quien ha hecho alrededor de 20 visitas a Etiopía para ayudar en la enseñanza y entrenamiento de los residentes en ginecología y obstetricia de Mikelle.

Hasta la fecha, el programa a graduado a cinco profesores y actualmente tiene a 29 residentes en entrenamiento, principalmente de Etiopía, pero también incluye a residentes de Sudán del Sur y Somalilandia.

“Estos graduados se convertirán en los profesores que necesitamos para entrenar a nuevos residentes y estudiantes de medicina”, dice Goba. “La inversión temprana y sólida en estos residentes ha aumentado significativamente la calidad de lo que pueden hacer después de la residencia en los campos de investigación, enseñanza, administración del cuidado de la salud y planeación nacional y regional”.

‘‘Si estuviéramos en Estados Unidos, esta mujer hubiera tenido rápido acceso a cuidado completo y especializado’’

Durante una visita a Etiopía el otoño pasado, Goba conoció a una joven mujer cuyo embarazó presentaba unas complicaciones inusuales.

La paciente – de 24 años y con su primer embarazo a término (38.5 semanas) – tenía un historial conocido de estenosis mitral y un estrechamiento de la válvula mitral del corazón. La estenosis mitral es causada principalmente por la fiebre reumática y puede llevar a complicaciones cardíacas más adelante en la vida. Un ecocardiograma durante las primeras semanas de embarazo de la joven mujer mostró hipertensión pulmonar ligera – presión alta en los pulmones.

Un viernes, la paciente fue ingresada al Hospital Ayder debido a que los síntomas continuaban empeorando. Para cuando Goba la vio ese domingo, ella toleraba el esfuerzo moderado, pero su válvula mitral se había estrechado más y la presión pulmonar se había elevado severamente, limitando el flujo sanguíneo en el ventrículo izquierdo del corazón, su principal cámara de bombeo. En Ayder, el hospital de referencia de Mekelle, el monitoreo invasivo de presión arterial se ofrecía solamente en la unidad de cuidados intensivos; ellos no tenían la capacidad para monitorear a la paciente durante el parto. Debido a eso, se programó una cesárea para el próximo martes. Sin embargo, los departamentos de Anestesiología y Cardiología allí no tenían experiencia cuidando de un paciente similar.

“Pensé: Si estuviéramos en Estados Unidos, esta mujer hubiera tenido rápido a acceso a cuidado completo y personalizado”, dice Goba. “El hecho de que el hospital había perdido a dos mujeres con condiciones cardíacas similares recientemente hizo que todos nosotros prestáramos especial atención. Fue fácil decidir intentar comunicarme con mis colegas en UI Health”.

Esa tarde, la Dra. Goba le envió un correo electrónico a la Dra. Joan Briller para obtener una consulta. La Dra. Briller es directora del Programa Cardiovascular para Mujeres de UI Health y tiene amplia experiencia clínica tratando enfermedades del corazón en mujeres embarazadas.

“El embarazo representa retos significativos para mujeres con enfermedades cardíacas”, dice Briller. “En nuestro país, la enfermedad cardiovascular ha emergido como una de las principales causas de mortalidad materna. Y si bien la mortalidad debido a la enfermedad cardíaca reumática en naciones desarrolladas es relativamente rara, es más común en países en vías de desarrollo y subdesarrollados”.

Durante el embarazo, el rendimiento cardíaco aumenta en alrededor del 50% para suplementar las necesidades del feto, comenzando de forma temprana en el embarazo y aumentando rápidamente hasta el final del segundo trimestre o el comienzo del tercero, dice Briller. El aumento del rendimiento es resultado de un aumento de la tasa cardíaca y volumen del derrame – la cantidad de sangre bombeada en cada latido.

“Estos cambios son incluso más significativos durante el parto debido a la ansiedad y la incomodidad, a las contracciones uterinas, el aumento en el consumo de oxígeno y los cambios en la presión arterial”, añade ella.

Para las mujeres con estenosis mitral, las demandas del embarazo pueden causar más complicaciones, como insuficiencia cardíaca congestiva y aumento del riesgo de derrame y arritmia. Una terapia que puede usarse durante el embarazo para tratar a mujeres con estenosis mitral – valvuloplastía mitral con catéter de globo, un procedimiento de cateterización cardíaca intervencionista – no estaba disponible para esta paciente.

En dos horas, la Dra. Briller le había respondido a la Dra. Goba y había resumido posibles opciones de tratamiento para el parto y postparto, dependiendo de las circunstancias. Con el historial médico de la paciente y su condición actual, el enfoque estaría en mantener su ritmo cardíaco bajo, tratando el volumen de su fluido, evitando los coágulos y tratando cualquier arritmia que pudiera desarrollarse.

“Las complicaciones a menudo ocurren en el tercer trimestre, durante el parto, y en las primeras dos semanas del postparto”, dice Briller. “A menudo sentimos que los requisitos del corazón para el parto son menores con un parto vaginal que con una cesárea, pero en este caso, no teníamos opción para algunas de las intervenciones que usaríamos, como la anestesia epidural”.

Debido a que las limitaciones de la anestesia en Ayder añadían otro nivel de complicaciones en un caso que ya era de alto riesgo, Briller incluyó en la conversación a la Dra. Heather Nixon, jefa de la División de Anestesiología Obstétrica en UI Health, para recibir sugerencias sobre el curso de la anestesia.  

Nixon

Heather Nixon, MD
Anestesiología

“Si bien la mayoría de las pacientes en los Estados Unidos reciben anestesia en la médula espinal, la cual es una sola inyección de medicamentos en el fluido de la médula espinal para partos por cesárea, esto puede resultar en cambios repentinos de la presión arterial que una paciente con una enfermedad cardíaca podría no tolerar”, dice Nixon. “En la mayoría de casos, intentamos evitar la anestesia general para este tipo de pacientes, pero era la mejor opción en comparación de la anestesia en la médula espinal, ya que podía hacerse de forma controlada”.

“Las decisiones más difíciles estaban relacionadas con la administración de medicamentos”, dice Nixon. “Los proveedores de cuidado de la salud no tenían acceso a muchos de los medicamentos cardíacos que hubiéramos tenido en los Estados Unidos, por lo que teníamos que ver qué estaba disponible y cómo podíamos usarlo dependiendo de las circunstancias clínicas”.

‘La bebé y la madre están muy bien’

En menos de 24 horas, las tres doctoras de UI Health habían coordinado un plan de cuidado pre y posoperatorio para una paciente en alto riesgo que estaba a más de 7,000 millas de distancia de Chicago.

“Tuvimos una reunión interdisciplinaria con el equipo en Mekelle y desarrollamos un plan de acción anticipando posibles resultados”, dijo Goba. “Todos en Mekelle sabían que era posible que tuviéramos resultados negativos, pero la discusión nos ayudó a ser proactivos. Las sugerencias de las Dras. Briller y Nixon también crearon una oportunidad para fomentar la colaboración interdisciplinaria”.

El procedimiento salió bien, sin ninguna complicación importante, y la madre dio a luz a un bebé sano.

Este ejemplo de coordinación de cuidado multidisciplinario fue un logro importante para el Centro de Recursos de Telesalud de UI Health. El centro es una de las instalaciones más grandes de telemedicina en Chicago y trabaja continuamente para expandir sus herramientas de tecnología para mejorar la salud de los pacientes en Illinois y más allá.  

“El tratamiento apropiado de una paciente con enfermedad cardíaca durante el embarazo requiere trabajo en equipo por parte de todos – obstetricia, anestesia, cardiología – y en este caso, de dos de estos equipos”, dice Briller. “La telesalud nos permitió hacer eso con resultados positivos”.

Goba añadió: “Fue muy reconfortante tener a cardiólogos y anestesiólogos de UI Health ayudando a sus contrapartes en Etiopía. Afortunadamente, el procedimiento fue exitoso y la bebé y la madre están muy bien”.

La bebé Gelila

Después del parto, siguió la comunicación – el hermano de la paciente le envió un correo electrónico a la Dra. Goba:

Todos nosotros deseamos agradecerle, Dra. Gelila, por su amabilidad, sabiduría y por el excelente cuidado que le proporcionó a nuestra hermana. Ahora que está fuera de peligro, creemos que es hora de dar el crédito debido. Médicos competentes, sensibles y con vocación de servicio al público como usted son el pilar de la profesión médica y de nuestra comunidad. El apoyo proporcionado por su personal no tiene precio. Por favor, extienda nuestra gratitud a todas las personas que trabajaron con usted. Las palabras no son suficientes para expresar nuestra gratitud, por lo que hemos nombrado a la bebé Gelila, esperando que ella siga su camino y salve las vidas de madres pobres y necesitadas. Estamos felices al saber que ella estará presente por mucho tiempo para poder elogiarla.
¡¡¡Dios la bendiga!!!!