Llámenos 866.600.2273


Subvención de $1.5 Millones para Estudiar Errores en Diagnósticos de Asma y EPOC

jueves, octubre 13, 2016

Untitled Document

Investigadores de UI Health han recibido una subvención de $1.5 millones de parte de la Agencia para la Investigación y Calidad del Cuidado de la Salud para estudiar el impacto del error de diagnóstico en los resultados de pacientes pulmonares y el uso de pruebas de función pulmonar en el cuidado primario.

Más de 30 millones de adultos en los Estados Unidos han sido diagnosticados con asma o Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), la cual incluye enfisema y bronquitis crónica, y muchos reciben tratamiento diario. Sin embargo, los estudios sugieren que del 30 al 50 por ciento de estos pacientes han recibido un diagnóstico incorrecto.

La Espirometría es la prueba recomendada nacional e internacionalmente que se usa para diagnosticar asma y EPOC.

"A pesar de las normas clínicas que soportan el uso de la espirometría para identificar el asma y la EPOC, muchos pacientes no reciben la prueba antes de recibir un diagnóstico", dice la Dra. Min Joo (Inglés), neumóloga en UI Health e investigadora principal en el estudio.

Las pruebas de función pulmonar por medio de espirometría miden qué tan rápido y qué tanto aire puede mover un paciente hacia fuera de los pulmones. Los pacientes respiran profundo y exhalan tan fuerte y por tanto tiempo como sea posible en una máquina.

Joo dice que, sin una prueba de espirometría, los pacientes están en riesgo de que su enfermedad empeore e incluso de la muerte, así como de costos médicos innecesarios que afectan de forma desproporcionada a las poblaciones afroamericanas y las minorías desatendidas.

"Un gran número de pacientes no son bien diagnosticados y enfrentan un peligro doble", dijo.

"Primero, están tomando medicamentos para una condición que puede que no tengan, creando una exposición innecesaria a los efectos secundarios y complicaciones de aquellos medicamentos, como neumonía, al usar corticosteroides inhalados. Segundo, sus condiciones reales no son identificadas y no son tratadas. Esto puede ser particularmente cierto para minorías y poblaciones desatendidas que se sabe que tienen morbilidades múltiples y que por lo tanto tienen varias posibles causas para la falta de aliento y otros problemas relacionados con la respiración", dijo Joo.

Un estudio (Inglés) encontró que hasta el 65 por ciento de los pacientes con EPOC tratados en centros de salud calificados federalmente no fueron diagnosticados con EPOC cuando se realizó una espirometría posteriormente.

"En el pasado, los intentos por aumentar el uso de la espirometría en el cuidado primario han tenido un éxito limitado a largo plazo, y se necesita un enfoque nuevo para reducir el error en los diagnósticos y para entender su impacto en la seguridad de los pacientes y en los resultados", dijo Joo. "Nuestro estudio evaluará un enfoque que depende de una comunidad de trabajadores de salud entrenados para facilitar la evaluación, educar a los pacientes y trabajar con médicos de cuidado primario".

El estudio Reduciendo el Error en Diagnósticos para Mejorar la Seguridad de los Pacientes con EPOC y Asma (REDEFINE, por sus siglas en inglés) es una prueba clínica de tres años que registrará a 60 proveedores de cuidado primario y a 400 adultos que han sido diagnosticados con asma y/o EPOC, pero que no han recibido evaluaciones de espirometría.

Un grupo recibirá evaluaciones de espirometría y recibirá educación recomendada para pacientes por parte de trabajadores comunitarios de la salud durante su visita de atención primaria. Los participantes en un grupo de control recibirán el cuidado normal y educación de trabajadores comunitarios de la salud, pero no recibirán una evaluación de espirometría.

Ambos grupos serán monitoreados por un año, en cuyo tiempo el grupo control recibirá una prueba de espirometría para confirmar su diagnóstico inicial.

Para evaluar la efectividad del programa REDEFINE, los investigadores recolectarán datos sobre la prevalencia del error en el diagnóstico, la eficiencia de la intervención del programa REDEFINE en resultados enfocados en el paciente y el costo del programa.

"Veremos los indicadores clave del mal diagnóstico y los malos resultados del asma y el EPOC", dijo Joo. "Específicamente, queremos monitorear el uso de medicamento respiratorio, visitas agudas a médicos de atención primaria, visitas a departamentos de emergencia y hospitalizaciones. Esperamos ver una reducción en estos números para pacientes que reciben nuestra intervención".

Joo espera que su estudio muestre la importancia de las pruebas de espirometría y que ayude a los médicos de atención primaria a descubrir cómo usar las pruebas de espirometría para todos los pacientes que tienen problemas respiratorios.

Los coinvestigadores del estudio, de la Facultad de Farmacia de UIC, son Todd Lee, profesor de sistemas, resultados y políticas de farmacia, y Lisa Sharp, profesora asociada de sistemas, resultados y políticas de farmacia, y miembro del Instituto para la Investigación y Políticas de la Salud de UIC (UIC Institute for Health Research and Policy).