Llámenos 866.600.2273


MARIA MICHELETTO ESTABA SUFRIENDO DE UN PARALIZANTE DOLOR EN LA CABEZA, ASÍ QUE LLAMÓ AL 911

Maria Micheletto called 911

Stroke Patient Jason and Dr. Alaraj
Maria Micheletto

La llevaron a UI Health y la diagnosticaron con una hemorragia subaracnoidea y un aneurisma cerebral.

Al salir de la ducha, sentí como si mi cabeza explotara con un dolor agonizante que me hizo caer de rodillas. Al intentar moverme, me di cuenta de que estaba paralizada de la cintura para abajo, pero logré arrastrarme hasta el teléfono para pedir ayuda.

Me llevaron rápido a un hospital cerca de casa, pero ya que no tenían neurocirujanos, me transfirieron a UI Health, donde conocí al mejor grupo de médicos y enfermeras que cualquiera pudiera encontrar. ¡Ellos salvaron mi vida!

Me diagnosticaron con una hemorragia subaracnoidea y un aneurisma cerebral y pasé los próximos 21 días en cuidados intensivos neurológicos. Nadie sabe bien por qué el vaso sanguíneo en mi cerebro se rompió. En los seis meses previos a mi aneurisma, tuve dolores de cabeza severos, pero ignoré la sugerencia de un especialista en oídos, nariz y garganta de realizarme una tomografía computarizada.

Los recuerdos de mis primeros días en el hospital son algo borrosos, pero recuerdo sentir una increíble compasión por parte de las enfermeras y médicos. Ellos fueron fantásticos y mantuvieron a mi familia informada, explicándoles cada paso de mi tratamiento.

Mi neurocirujana, la Dra. Sepideh Hanjani (Inglés), es una persona fenomenal y una doctora con una gran reputación en su campo. Para mí, ella es una diosa. El resto del equipo también fue maravilloso. Mis enfermeras en los cuidados intensivos neurológicos me cuidaron muy bien después de la cirugía porque sabían que tenía un riesgo de derrame. Ellas fueron mis protectoras.

Cuando me dejaron ir del hospital, estaba muy deprimida. Al principio me preguntaba por qué me había salvado - no había nada especial en mí. Pero luego me di cuenta de que tenía una segunda oportunidad para ayudar a los demás. Me inscribí en una escuela de enfermería e inmediatamente después de la graduación, fui contratada en el Centro Médico Presence St. Joseph, en Joliet, Illinois. Logré mi meta de trabajar en cuidados intensivos neurológicos junto con médicos maravillosos que fueron entrenados por los neurocirujanos de UI Health.

Debido al excelente cuidado que recibí en UI Health, me recuperé completamente. Salí del hospital sin necesidad de recibir rehabilitación, o terapia física u ocupacional. Hubiera estado muy asustada si hubiera estado en algún lugar que no fuera UI Health. No creo que hubiera tenido resultados tan buenos como los que tuve.